viernes, 8 de mayo de 2009

tecnologia de impresion (parte 4)


Transporte de pliegos

Todos los pliegos de una tirada se tienen que imprimir con
un ajuste perfecto y constante de posición. Al principio es
imprescindible conducir los pliegos uno por uno a la máquina.
Mediante el soplado y la aspiración de aire, el marcador
separa los diferentes pliegos de la pila para trasladarlos a la
máquina.
El soplador separa cada pliego en la cara frontal y en los
lados, y la aspiradora los levanta después para transferirlos
a la mesa marcadora. En las máquinas modernas se usa
aire soplante ionizado para evitar cargas electroestáticas.
Un dispositivo de control de pliegos dobles se coloca
automáticamente en la superficie de los pliegos en movimiento
para interrumpir su transporte cuando detecta un
pliego doble.
Es importante ajustar cada pliego en sentido longitudinal y
transversal evitando una orientación oblicua del papel. Los
pliegos deben encontrarse en contacto con dos marcas
enderezadoras frontales, vigilándose el borde anterior del
pliego con fotorresistencias que interrumpen el transporte
de los pliegos al detectar una orientación indebida. Al
mismo tiempo, la marca lateral se encarga del ajuste lateral
asegurando la correspondencia exacta de la imagen en
todos los pliegos.
Las pinzas son “dedos” mecánicos que introducen el pliego
en el primer cuerpo impresor. Aquí se realiza el primer tintaje
con la tecnología correspondiente, siendo el primer color
generalmente el negro.
Otras pinzas transportan el pliego hacia los cuerpos impresores
siguientes, donde se entinta con cyan, magenta y
finalmente con amarillo. Con estos cuatro colores se producen
las imágenes multicolor compuestas por puntos
impresos en una estructura tramada muy fina.
Sacapliegos
Después de pasar por el último cuerpo impresor, los pliegos
son transportados al sacapliegos mediante un sistema de
pinzas, donde se superponen para formar pilas exactamente
orientadas. En este momento la tinta está todavía húmeda,
por lo que podría repintarse una hoja con otra.
Para evitar este efecto se aplica a los pliegos recién impresos
un polvo antimaculante muy fino.
Finalmente las pilas de pliegos impresos se extraen de la
máquina de impresión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada